Conociendo el fluoruro de sodio

fluoruro de sodio

El nivel de toxicidad de los compuestos de fluoruro que encontramos en el agua varía según la cantidad, la estructura, la reactividad y si son o no solubles en agua. El fluoruro de sodio (NaF) es un compuesto que se comúnmente en los dentífricos y algunas veces en la fluoración del agua.

El consumo excesivo de fluoruro de sodio puede llegar a causar la muerte. Es por eso por lo que en los paquetes de pasta de dientes se advierte que no se puede ingerir y por lo que se recomienda que los padres supervisen a sus hijos mientras se lavan los dientes hasta los nueve o diez años.

Otro problema que puede causar el fluoruro de sodio es la sobre-fluoración de un suministro público de agua, es decir, una contaminación por fluoruro de sodio. Lo recomendado por la Organización Mundial de la salud señala como nivel máximo 1’5 miligramos por litro.

Los síntomas agudos del consumo excesivo incluyen náuseas, diarrea y vómitos. Debido a que esos síntomas se observan comúnmente en muchas otras enfermedades, los médicos suelen tener dificultad en detectar una intoxicación por fluoruro de sodio.

El ácido fluosilícico y fluorosilicato de sodio son dos de los otros compuestos utilizados para la fluoración del agua comúnmente. En Estados Unidos, aproximadamente el 9% de las instalaciones de tratamiento de agua utilizan fluoruro de sodio, alrededor del 28% utilizan fluorosilicate uso de sodio. El resto, es decir, el 63% de las pantas de tratamiento utilizan fluosilícico. La razón es muy sencilla: es el compuesto más barato.

La toxicidad de los iones de fluoruro en ácido fluosilícico, es la misma que la de fluoruro de hidrógeno, y es más tóxico que el del fluoruro de sodio. No se utiliza en pastas de dientes debido a que es más corrosivo en la naturaleza. La inhalación de los vapores puede causar inflamación pulmonar, por lo que debe manejarse con cautela. Es barato, porque es un subproducto que se crea cuando se fabrican fertilizantes fosfatados.

La toxicidad de los iones fluoruro en fluorosilicato de sodio es similar a la del fluroruro de sodio. Ingerir una dosis superior a 12’5 gramos por 100 kilogramos de peso corporal sería fatal. Las consecuencias de su ingesta pueden ocurrir al momento, pero también ocurrir durante un periodo de hasta 12 horas.

Mientras que el consumo de pequeñas cantidades diarias pueden prevenir las caries y ayudar a fortalecer los huesos, el consumo excesivo se base diaria puede debilitar los huesos y decolorar los dientes. La selección de la dosis correcta es algo que debemos dejar a los expertos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>