¿Cuáles son las enfermedades de la oficina?

sillas para oficina

sillas para oficinaGran parte del absentismo laboral es una consecuencia directa de las condiciones en las que se trabaja en algunas oficinas. La falta de luz natural y un ambiente cargado sin una ventilación adecuada no ayudan a hacer las ocho horas de trabajo delante de una pantalla más llevaderas. La oficina es la causante de algunos problemas muy conocidos, como dolores de espalda o problemas de visión, y otros no tan conocidos, como la lipoatrofia semicircular. Este es el nombre que se utiliza para definir la alteración de la grasa subcutánea de las piernas que se produce por falta de humedad o por un exceso de electricidad estática en la oficina, entre otros.

Mientras que este trastorno se podría quedar en algo anecdótico, ya que son pocos los que lo sufren, problemas de salud como los dolores de espalda son de sobra conocidos por muchos trabajadores. De hecho, el 85% de las enfermedades provocadas por el entorno de la oficina son lesiones músculo-esqueléticas. Son patologías que tienen fácil solución y que se pueden prevenir con implicación tanto por parte de la empresa como del trabajador.

Utilizar sillas de oficina ergonómicas es el primer paso indispensable para asegurar una buena salud músculo-esquelética de todos los trabajadores. El segundo, ligado inexorablemente al primero, es ser conscientes de la importancia de la higiene postural, es decir, de la postura que adoptamos a la hora de trabajar.

Sentarnos correctamente es vital para prevenir problemas de espalda, ya que utilizar sillas de oficina ergonómicas no garantiza nada si no se utilizan como es debido. Estos son las directrices básicas a seguir para sentarse en sillas de oficina ergonómicas correctamente:

  • Los pies deben estar pegados al suelo.
  • La espalda debe estar contra el respaldo, sin apoyar todo el peso del cuerpo.
  • Los brazos deben formar un ángulo de 90º cuando se está utilizando el teclado.
  • El teclado y el ratón deben situarse uno cerca del otro para evitar movimientos bruscos.
  • El extremo superior de la pantalla del ordenador debe quedar a la altura de los ojos.

Además de los problemas musculares derivados de utilizar sillas de oficina que no sean ergonómicas o de una mala higiene postural, otro de los problemas más extendidos son los problemas oculares. Se estima que un 58% de la población de nuestro país padece molestias oculares leves. La solución es parpadear a menudo e intentar cambiar de actividad cada poco tiempo, ya que trabajar durante mucho rato en una misma actividad provoca que se reduzcan los parpadeos y aparezca la sequedad.

Los problemas de salud en la oficina se pueden evitar utilizando sillas de oficina ergonómicas, instalando humidificadores para rebajar la sequedad del ambiente… Pero sobre todo, siendo conscientes de que la salud empieza en uno mismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>